La norteamericana tiene una canción llamada roar -rugido-, pero nuestros pequeñuelos de P3A nos van a traer una versión que nos va a hacer rugir el corazón y que rinde homenaje a todos los leones vergonzosos que existen y que en el mundo son.