Ser padres implica muchas cosas, pero ser niño todavía requiere más habilidades de las que pensamos. Reivindicarse como niños, hacernos valer e incluso, ser niños cantando canciones que, sin dejar de ser infantiles, nos transportan a un mundo de adultos.