Fue un mediodía después de comer, estábamos todos en el patio y no sabemos como sucedió pero los pies se movieron al ritmo de las caderas y la música hizo el resto, y es que tenemos cosas en común babe